30/6/12

La sombra de Crepúsculo es alargada

Los que tengáis ahora quince o deciséis años quizás no lo recordéis, pero antes de que arrancara el boom Crepúsculo en el año 2006, la literatura juvenil era bastante variada, o, al menos, a mí así me lo parecía. Es curioso: puede que hubiera menos donde elegir, pero había más variedad. Cierto es que había más de una saga sospechosamente parecida a Harry Potter, de J.K. Rowling, pero no hasta el punto de saturar al lector ofreciendo siempre lo mismo. Por poner algunos ejemplos de libros juveniles que leí en esa época, nombraré La Materia Oscura, Eragon, El Círculo del Crepúsculo, Las Crónicas de Narnia, El aprendiz del Espectro, La Reina de la Laguna... Junto a Harry Potter, esas son, sin duda alguna, las sagas que me marcaron durante la primera mitad de mi adolescencia. Todos eran fantasía porque apenas leía otra cosa a esa edad, pero aun así había algo que las diferenciaba de casi todo lo que se publica ahora: había variedad, y mucha.

¿Qué había cosas románticas? Pues claro. Ahí estaba Memorias de Idhún, publicado bastante antes de que el fenómeno Crepúsculo arraigara y que es un claro ejemplo de historia de fantasía con fuertes dosis de romance. Sin embargo, no fue hasta que los vampiros de Meyer triunfaron que las estanterías de juvenil comenzaron a llenarse de amores épicos e imposibles y criaturas atormentadas o incluso malignas que en el fondo esconden un gran corazón.

Esto no tiene por qué ser malo si de la moda surgen buenos libros que tal vez no hubieran visto la luz de otro modo. Un ejemplo es Vampire Academy, una saga que es de lo mejorcito que hay en juvenil y quizás no hubiera tenido éxito de no haber estado de moda los vampiros. El problema, creo, llega cuando buenas historias o buenas ideas se echan a perder por meter la trama amorosa con calzador, y esa es la razón de ser de este artículo. Ahora mismo se me ocurre el ejemplo de Forgotten: la premisa es genial, pero se queda totalmente desperdiciada debido a una trama amorosa que se lleva todo el centro de atención, hasta el punto de que la trama principal pierde importancia. Como este libro los hay a docenas, y estoy seguro de que a cualquiera de vosotros se os ocurren unos cuantos buenos ejemplos.


Para quien no lo sepa, yo trabajo como lector de manuscritos y corrector en varias editoriales. Hasta la fecha he trabajado con cuatro en total, aunque actualmente solo leo de forma activa para tres de ellas. Pues bien, no os imagináis las cosas que he tenido que leer que me han hecho llevarme las manos a la cabeza. 


Pensadlo de este modo: por cada libro que se publica, puede haber fácilmente cincuenta libros que se hayan rechazado. Por tanto, si en el mercado el tema ya satura, imaginad la cantidad de novelas clónicas que hay antes de pasar por los filtros de las editoriales. Y de todos los libros que yo he tenido que rechazar personalmente, fácilmente la mitad de ellos los he rechazado debido a uno de estos dos factores: o bien la historia se basa en una trama romántica insulsa y sin chicha,  calcada a Crepúsculo o novelas similares, o bien el libro no empieza mal pero la idea se pierde debido al excesivo protagonismo de una trama romántica igualmente insulsa. Se encuentran pocos Delirium, es decir, pocos libros que parten de una base romántica pero logran una historia buena y de calidad.

No quiero que este artículo se vea como un ataque a la novela juvenil romántica. Para nada: libros como Crepúsculo me gustaron muchos en su día, y también he disfrutado de muchos que surgieron a raíz de su éxito. Además, también hay que reconocer que su éxito ha abierto nuevas puertas a la literatura juvenil. Lo único que pretendo criticar es la saturación excesiva de esta temática, puesto que se ha llegado a un punto en el que prácticamente no se concibe una novela juvenil que no se centre en la trama amorosa. Y eso, con la cantidad de buenos autores que apuestan sin éxito por buenas historias que se desmarcan del resto, es muy triste.

Quisiera por ello darle un tirón de orejas a las editoriales. Puede que con esas portadas, esas sinopsis y esas tramas clónicas vendáis muchos ejemplares, pero quizás no os deis cuenta de que muchas veces, vuestro prestigio cae en picado. No hablo por todas, ojo: las hay que se caracterizan por el buen hacer y apuestan por novelas que, sin perder calidad, también resultan comerciales y atractivas al público. Pero, reconozcámoslo: son pocas. 

Y no sé qué pensaréis vosotros, pero yo estoy cansado. Cansado de portadas con fondos negros y florecitas rojas o, más recientemente, de chicas guapísimas mirando al lector con ojos muy abiertos. Cansado de esas sinopsis llenas de chicos misteriosos y atractivos que esconden un oscuro secreto. Cansado de que se nos venda cada nueva novela como aquella "de la que todo el mundo habla", prometiéndonos "romances épicos" y demás cosas que los lectores que estamos un poco curtidos ya no nos tragamos. El problema es que, muchas veces, todavía picamos.

Me viene a la cabeza la colección Ellas, de Montena. Con todos mis respetos, vaya una colección absurda. En teoría, es una colección orientada a un público femenino, y tal vez la mitad de sus títulos lo sean, y eso no me parece mal. Pero el problema es que la otra mitad de sus títulos no deberían tener el sello de Ellas. He leído bastantes libros de esa colección (Cinder, Blood Magic, Corazón de fuego, la saga Traición, por poner ejemplos) que no me han parecido femeninos en absoluto. Conozco muchos chicos que son grandes fans de la trilogía Rubí o la saga Oscuros, supuestamente "libros para chicas". Yo mismo disfruté de Juntos (si bien no tanto de su segunda parte), que no me pareció femenino en absoluto. Pues bien, ¿qué sentido tiene entonces que todos estos libros estén en esa colección, supuestamente para chicas? Me parece una manera muy absurda de perder lectores masculinos, que los hay... pero en fin, la editorial sabrá. Yo dejo el tema, porque como me dijeron por twitter, daría para un artículo independiente.

Ahora, gracias a Los Juegos del Hambre, las distopías y la ciencia ficción están pegando fuerte. Sin embargo, la sombra de Crepúsculo es alargada, y es por ello que muchas de las distopías (o supuestas distopías, porque muchas no son sino ciencia ficción a secas) que se publican no son sino la misma historia de amor de siempre situada en un contexto distópico o futurista, y ese es el gran fallo. Es por ello por lo que el género no está rompiendo como sí lo hizo la moda romántico-vampírica: porque las editoriales siguen empeñadas en meter el romance con calzador en lugar de ofrecer cosas poco originales. Y es que por cada novela original como, por ejemplo, El corredor del laberinto, se publican diez más que recurren a la trama amorosa como eje de la historia, como Juntos o Delirium. Me reitero en lo que dije antes, y es que esto no tiene por qué ser malo (de hecho, ambas novelas me gustaron), pero el problema es que el tema satura y acaba cansando.

¿Cuándo aprenderán las editoriales que arriesgar también es bueno? Harry Potter, Crepúsculo y Los Juegos del Hambre son claros ejemplos, y sus múltiples clones no han llegado ni a rozar el éxito que ellos tuvieron.

51 comentarios :

  1. Buenas ^_^
    Creo que es un tema interesante y que puede dar para un buen debate.
    Coincido en que los triángulos amorosos (o las historias amorosas, en general) metidas con calzador ya empiezan a cansar. Además, desde el momento en que lees la sinopsis, ya sabes lo que te vas a encontrar y quiénes son los que se enamorarán. No hay ningún tipo de misterio en muchos casos pues la sinopsis ya se encarga de fastidiarlo xD
    Al igual que tú no entiendo por qué el tema amoroso debe estar tan presente en libros que, a priori, no tratan de eso. Una distopía no necesita amor de por medio. ¿Que lo tiene y es diferente o está justificado? Vale, pero no debe ser el elemento principal o el libro pierde mucha fuerza. Y en ese sentido creo que cada distopía que he leído tiene algo de amor (salvo Fahrenheit que, oh, es un clásico, lo cual da más peso a tu argumento de que la sombra de Crepúsculo es alargada :P).
    Y sobre la colección Ellas ya comenté algo en un podcast. Yo no le veo sentido a eso de "dedicarle una colección al sector femenino"...¿y el masculino? ¿Qué pasa con vuestra colección? En fin...
    Un besote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que me parece absurdo... Como si un chico no pudiera leer libros con romance. Vamos, es como si ahora meten "Juego de tronos", "Eragon" y "El Señor de los Anillos" en una colección llamada Ellos solo porque hay espadas y peleas. Es ridículo.

      Eliminar
    2. Exacto. A mí me pone de los nervios ese tema porque creo que es insultante para los chicos lectores. Me parece caer en el tópico erróneo de que a los chicos no le gustan los libros con romance.
      Un amigo que antes era Blogger comentó algo desde el humor que a mí me llegó mucho: "¡se lee con los ojos, no con el chichi!".
      Menos "Colección Ellas" y más "variedad para todos, seas hombre, mujer o extraterreste". Yo que sé, también quiero solidarizarme con ellos (?) XD

      Eliminar
  2. Muy buena entrada.
    Concuerdo en muchos puntos y comparto algunos de tus pensamientos.
    Realmente estoy no se si cansada , se podria decir que tengo una gran saturacion de leer acerca de heroínas con las mismas cualidades (chica común y corriente, tímida, torpe, etc que se enamora del chico mas perfecto, hermoso, y bla bla, bla.
    Realmente las historias deberían dar mucho mas y presentar personajes que dejen huella en el lector.
    Sera por eso que dentro de lo juvenil, las heroinas como Katniss, Katsa, Rose Hathaway, me gustan mucho y sobresalen.
    Dentro del genero, mi favorita es Academia de Vampiros. En un punto estoy en desacuerdo contigo, si la historia tuvo exito no es porque estaba de moda los vampiros si no por la trama, su argumento y las personalidades de sus personajes. Para empezar, considero que los vampiros son un tema secundario en la saga de Mead y la autora creo rescata el valor de la amistad entre Rose y Lisa a lo largo de cada volumen, dejando el romance prohibido en un segundo plano. Lo mas importante veo una maduracion en el personaje principal, algo dificil de hallar en otras historias.

    Sinceramente, las editoriales tienen que apoyar la originalidad y no encasillar un genero con historias similares.
    Me parece que la variedad es lo mejor y también no hay que colocar etiquetas a los libros con ejemplares para "ellas" y ejemplares para "ellos".
    Los libros están para ser disfrutados y nadie puede decir para que genero son.

    Por ultimo, creo que todos tenemos que porbar generos y tematicas variadas. Luego me topo con personas que no han leido mas que crepusculo y se niegan a descubrir otras historias icreibles.

    Yo empece con Meyer y por fortuna decidi seguir leyendo mas y mas.
    Autores como J. R Ward, Kenyon, Feehan, Mead, Collins han hecho un trabajo muy bueno.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que releyendo la parte referente a VA, me he dado cuenta de que lo había expresado más. Lo que quería decir es que quizás no lo hubieran publicado de no haber sido por el éxito de Crepúsculo.

      Y sí, no hay que colocar etiquetas a los libros.

      Eliminar
  3. Vuelveee, a casa vuelve, por Navidaaaad. *Fin de la introducción.*

    Artículo nocturno, ¡¡¡¡wiiiiiiii diversiónnnn!!!!

    Los viejos tiempos de la literatura juvenil si que los recuerdo. Puede sonar un poco raro, pero a los cuatro años y medio me compraron mi primer libro juvenil (que fue Harry Potter, eh, que calidad). Y desde entonces.

    Por aquellos años me pasaban las lecturas por colador, (por eso de las cochinadas, que mi mami se cabreaba), pero era un gustazo ir a la librería y tener taaaaaaaaaaaaantas posibilidades. Hasta que llegó la Steph toah reshulona y lo puso todo patas arribas (lo que para mí, oh, inocente niña de diez años, pequeño anticristo de la novela romántica, fue un duro golpe).

    Es cierto que la editoriales solo publican este tipo de novelas, pero... ¿Qué les interesa? ¿La comercialidad, no? Es cierto que hay ideas originales y que pueden funcionar bien, pero ¿para qué arriesgarse? Hasta que la gente no pare de consumir los mismo, pueden seguir.

    Pero, ¿y los escritores? Madre mía. ¿No les da cosilla hacer copias tan descaradas? ¿No se ponen como reto cambiar, romper los esquemas? ¿Dar un aire nuevo, por amor al arte? No, se dedican a escribir lo mismo para tener más posibilidades de ser publicados. Y prefiero escribir novelas originales y diferentes que terminen en el cajón, a hacer un calco de otra ya publicada.

    Y por último, odio que separen la literatura por sexos. Huy, eso no lo puedes leer porque es muy violento y tú eres una chica. Aquí ha empacharse a literatura romántica, que fastidio. ¡¡¡Quiero sangreeeee!!!

    P.D.: La señorita Ellas de Montena está triste por tus comentarios, en modo de venganza publicará un nuevo clon. ¡¡¡Mira lo que has hecho!!! DDD:

    Saludillos :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con los escritores depende... si te gustan esas historias, ¿por qué no escribirlas? Además, hay muchas que estaban ya escritas hace años pero no se publicaron hasta el boom. Un ejemplo es The Vampire Diaries: llevaban publicados en EEUU desde principios de los 90, pero hasta el fenómeno Crepúsculo no los trajeron a España.

      Eliminar
    2. The Vampire Diaries y otros libros que son pura coincidencia, sí tienen todo el derecho del mundo (oh, y además ¿que haría yo sin ellos?).

      Pero conozco a otras personillas que me dicen, ''oh, estoy escribiendo un libro, ¿quieres leer un pocoooooo?''. Y cuando los leo son clones de Crepúsculo. Lo peor es cuando lo comento me dicen ''que eso es lo que se lleva''. Odio esa respuesta.

      Cuando escribes, escribes con el alma, puede ser una historia extremadamente rara o increíblemente parecida a lo que se lleva. ¿Pero, taaanta gente lleva en el corazón la misma historia?

      Quizás, si a las editoriales apenas le llegaran obras de moda, y le llegasen otras más originales, se verían obligadas a publicarlas, ¿no? No sé es lo que pienso, pero el mundo literario es mucho más complicado de lo que parece y nunca se sabe. Libros patéticos ocupando su lugar en la estantería de una librería, y libros fantásticos que deben resignarse a dejar pasar los años en el olvido.

      Eliminar
  4. Toda la razón querido Mike, eres de los pocos que tiene los *** bien puestos. Coincido completamente. No soy una romantica y no es que me dé asquito, pero estoy cansada de la misma trama romántica metida con calzador >:<

    ResponderEliminar
  5. Ultimamente le perdi mucha fe a la literatura juvenil. Siempre veo lo mismo, y me cansa. No se si soy rara pero esos romances asi tipicoides no me los creo. Hay poca variedad si, y eso ya se nota a leguas con tanta supuesta "distopías". Se nota que están de moda y las explotaran quien sabe hasta cuando.

    ResponderEliminar
  6. Yo reconozco que me gustan estos romances tontos, pero claro, para todo hay un límite.

    Hay muchas novelas que pierden todo su interés por culpa de que les meten ese romanticismo en el intento de que nos guste más a los que solemos leer libros juveniles romanticos y a mi eso me mata. Mi hermana por ejemplo si ve que un libro tiene amor dice que ya no va ni a leerlo, está saturada de tanto leer siempre lo mismo.

    Si tu le das ahora a elegir entre uno de zombies sangrientos o un romance juvenil que pinta bien, ella se va a quedar con los zombies y lo va a disfrutar muchísimo más que la novela juvenil.

    En fin, veremos a qué deriva todo esto y si al final las editoriales deciden dejar de catalogar los libros entre chicos y chicas y se preocupan más por conseguir algo diferente y arriesgar un poco :P

    Besitooooooooooooos

    ResponderEliminar
  7. Muy buena reflexión y estoy totalmente de acuerdo contigo. Cada vez que algo tiene cierto éxito nos aturan con ella hasta el infinito. Y creo que el ejemplo más claro ahora mismo son las distopías, a mí me encantan, pero de un tiempo a esta parte empiezo a estar un tanto saturada, y si a eso le unimos que la mayoría contiene una historia de amor del tipo no te conozco pero ya estoy loca por tí, pues acaba y vámonos...

    Muak

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uf, eso también daría para un artículo aparte... xD

      Eliminar
  8. Tienes razón, había muy buenos libros antes de la saga Crepúsculo que no tuvieron tanto éxito hasta que salió esta a pesar de ser publicados antes.
    Hasta yo, que soy fan de los vampiros, me canso de este tema, sólo hay vampiros por todos lados. Hombres lobos no tanto, pero si vampiros y con ellos sus romancez, chica tonta perdidamente enamorada de un vampiro sexy e inteligente... eso cansa y mucho.

    Besos!!

    ResponderEliminar
  9. Como ya te imaginarás no puedo estar más de acuerdo contigo en todo. Yo como lector masculino me siento muy incómodo en la librería con tantas chicas mirándome con ojos abiertos y tanta flor. Si me gustara todo eso no tendría ningún problema en estar ahí pero el rebuscar entre todo eso buscando algo decente me hace sentir como "¿qué hago yo aquí?", y opino que tanto editoriales como librerías tendrían que intentar que todos los posibles compradores se sintieran cómodos y no en un aprieto mientras compran lo que tengan que comprar.

    Por no hablar de lo idealizados que estamos los hombres para ese tipo de lectoras. Parece que hoy en día no hay chica que quiera estar con un joven que no sea peligrosamente atractivo, solitario y misterioso, pero que en el fondo tenga tan buen corazón que se pueda sacrificar sin dudarlo por los huerfanitos (aunque hasta conocerla se hubiera dedicado a matar huerfanitos)

    No sigo que a poco más que ponga podrás contar este comentario como otro manuscrito más que has leído!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que me acordé de ti cuando escribía este artículo xDDD.

      Y sí,coincido con lo de la idealización (de hecho, tengo en mente otro artículo sobre ese tema).

      Y tranquilo, que me gustan los comentarios largos xD

      Eliminar
  10. Y tras leer esta maravillosa entrada... *Aplausos*. Yo recuerdo que antes de crepúsculo sí que había más variedad, te doy toda la razón; las crónicas de Narnia, Memorias de Idhún, toda la saga HP, las crónicas de la torre... después con crepúsculo todo eran cosas relacionadas con Vampiros y que hayan triunfado tanto solo se le ha parecido vampire academy y no por compras, sino por éxito entre los que la han leído.
    Yo soy fan de los juegos del hambre y me sorprendió mucho que "corazón de fuego" tuviese en la contraportada la frase de: "el libro imprescindible para los fans de los juegos del hambre". Lo que me recordó a la parecida frase que salía en todos los libros de la era post-crepúsculo.

    Espero que la temática de los juegos del hambre no se convierta en un boom de libros parecidos pero que luego no son ni por asomo tan buenos.

    Muchas gracias por la entrada :)


    Besos desde Andrómeda.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, a mí me sorprendió mucho lo de Corazón de fuego. Qué manera más cutre de intentar vender...

      Eliminar
  11. Desde que salió, estoy en contra de la colección Ellas: me parece sexista a más no poder, incluso retrógada. Bueno, me parece todo esto su nombre, no sus libros, ya que algunos no están nada mal.
    Yo no sé si es que he crecido o que leer clásicos me ha marcado, pero desde que me alejé (un poco) de la literatura juvenil, muy pocas de las novelas que se publican actualmente me llaman lo suficiente para conseguir que me gaste más de 15€ en ellas (esto es otra cosa que deberías haber incluido en el post: el precio de las novelas juveniles en el mercado español) y las que me leo, pocas consiguen mantenerse en mi corazón durante más de un mes, llegándolas a calificar cuando las veo en mi estantería como "entretenidas". Así que ya no sé si soy yo, que voy de hipster, o si son las editoriales xDDD

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa es la palabra: retrógrada. Es vergonzoso que en el siglo XXI se califique un libro como "de chicas" porque tenga algo de romance.

      Y creo que es un poco de todo. Pero es que, claro, las editoriales no arriesgan, y así mucho de lo que se publica es entretenido sin más. Aunque tu parte hipster también influye :P

      Eliminar
  12. Creo que el tirón de orejas debería caer también a los lectores y lectoras de cierta edad que sólo consumen este tipo de obras. Y no sólo la editorial, ellos ofertan lo que está vendiendo en el momento. Ahora nos libramos de vampiros pijos y cursis para caer en la distopía edulcorada y facilona de "Los Juegos del Hambre".

    Los lectores que se sientan como tú deberían pillar otro tipo de obra y escapar de estos canones que nos dan tan poco y que son las modas actuales. Que puede que haya algo bueno, pero la mayoría son libros basura para sacar tajada durante la moda y adiós muy buenas.

    Y sí, yo también recuerdo la época de Harry Potter, ESDLA, Eragon... Cuando podías pasar por la zona de literatura juvenil sin que se te cayesen los ojos al ver esos libros de portadas negras y letras rojas y blancas.

    Siempre pondré de ejemplo la trilogía de Heraldos de Víctor Conde, una buena historia de aventura donde no hay romances a calzador. ¡Menos mal!

    Un saludo y buen debate.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa trilogía es un MUY buen ejemplo de que todavía hay quien apuesta por la calidad en LIJ, afortunadamente. Pero todo hay que decirlo, me estoy leyendo el tercer libro y me está decepcionando un poco.

      Eliminar
  13. De acuerdo contigo totalmente. Me la comen ya hasta a mí, que antes me gustaban... De hecho, no puedo con el libro que me regalaron por mi cumple xDDDDDD No paso del primer capítulo xD A ver si se arriesgan las editoriales y sacan algo nuevo que tenga tanto éxito que de lugar a tantas copias otra vez xDDD

    ResponderEliminar
  14. Soy una gran defensora del romance en los libros. Es decir, es lo que me gusta leer, me encantan las historias con amores de esos que te llegan al corazón o amores sencillos que van gestándose poco a poco entre pequeños gestos y miradas. Es lo que me gusta leer, pero eso no significa que no lea otras cosas.
    Lo que pasa es lo que tú dices: que muchas veces se quiere meter romance donde no hace falta sólo para vender a un público seguro (el juvenil) y lo que acaba ocurriendo es que un argumento y una premisa de novela GENIAL se acaba reduciendo a un romance sin gracia que hace que el resto de la historia no tenga la importancia que debería.

    PD: sho te amo, y podríamos escribir una historia de amor imposible de estas pastelosas y quedaría presiosa♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    2. Opino exactamente lo mismo que Cris. Confieso que soy una romántica empedernida y que me gusta encontrar algo de amor en los libros; pero eso sí, que haya las dosis justas de romance y cuando la historia lo requiere. Meter por meter, no.

      Muy buena entrada. ♥

      Eliminar
  15. A mi me parece que tienes muchísima razón.
    Se empiezan a crear novelas al estilo de la que está de moda.
    Desafortunadamente soy de la época de Los Juegos del Hambre. Y digo desafortunadamente porque NO ME GUSTARON LOS JUEGOS DEL HAMBRE. Puede que sea la única persona del mundo, pero que me pongan ahí una trilogía "OSEA TÍA LO MEJOR DEL MUNDO"y que vaya con expectativas y la cague. ¿Por qué? Porque no me gustó nada la tontería del amor. Todas esas recomendaciones son porque LA GENTE TIENE UN PAVO QUE LO FLIPA. A mi me gustó lo de que se mataran unos a otros, lo veo acción. Pero si no hubiera estado el triángulo amoroso ni película hacían.
    Y si nos fijamos todas las "Grandes novedades" como MDI, crepúsculo o THG son de triangulo amoroso (No puedo opinar de HP, solo me he leído el primero u_u)
    Pero que es muy saturado ya todo. Nos vienen ya con las novelas de "Si te gustó los juegos del hambre esta te va a encantar" YA hay temas como los distópicos muy saturados. Ya no se inventa nada más. La era "oscura" (libros con portadas de fondo negro y cosas blancas y rojas), ahora la era distópica... Y estas de las que las he vivido, que seguro que cuando HP nacieron muchas de magos, pero como dices: Hay variedad de cosas. Ya no.
    Ahora todo lo "guay" es vampiros-amor-distópico-amor. Historias de guerras, pero no como tal. Me encantaría leer un libro a lo Mandragora que sea de alguien que vive en un castillo en guerra y como preparan defensas, y si surge: Amor. Son temas que yo de verdad, compraría. Pero es que es ver "Si te gustó THG esto te gustará" ya paso, porque leñe, que se pierde la originalidad.

    ¡BESOS INDIGNADOS!

    ResponderEliminar
  16. Yo debo reconocer que los romances me encantan, pero todo tiene un límite.
    Yo espero que se publiquen más libros como Delirium, que hay amor, pero no es lo principal y aún así gusta.
    De Forgotten opino lo mismo. Nos ponen la miel en los labios con esa frase y esa trama y al final se centra exclusivamente en el amor y pierde toda la gracia.
    Pienso que los triángulos amorosos están ya demasiado vistos y espero poder leer algún día un libro juvenil que sea exclusivamente de acción o misterio o intriga sin que el amor esté de por medio y vuelvo a decir que me encantan los romances en los libros.

    Yo creo que las editorial deberían buscar más una buena novela, no un libro que ellos piensen que va a vender porque pienso que a veces nos saturan y se encuentran muchas novelas con tópicos y romances demasiado empalagosos.
    Y cuando veo un libro que pone: "Para fans de Crepúsculo o de LJDH o el nuevo Harry Potter" para mi eso es como una lepra, lo dejo inmediatamente. O por ejemplo en las portadas de CdS las crítica de Stephenie Meyer ahí en el medio para que se vea bien. NO.+
    Pienso igual que tu en lo de arriesgar. Ellos arriesgaron y acertaron y espero que otros lo hagan para tener libros tan geniales como esos :)

    Un besito♥

    ResponderEliminar
  17. Personalmente opino exactamente igual que tú, pero si una editorial quiere vender libros, es más fácil apostar por lo seguro que por algún tipo de novedad. Aunque cuando éstas triunfen, se vendan muchos ejemplares. Seguro que hay muchas novelas muy originales publicadas que no venden tanto como deberían.
    Yo también he pensado mucho aquello de la colección ELLAS. Es quitarse al público masculino de en medio a lo bestia, vamos. Vaya manera de perder ventas. De todos modos las portadas también van muchas veces dedicadas a un género más femenino (o más prototípicamente femenino, mejor dicho).
    Me ha gustado mucho la entrada ;)

    ResponderEliminar
  18. A mí colecciones como la de Ellas me parecen bastante discriminatorias y ofensivas para los chicos. Creo que ya somos mayorcitos y que estamos en una época en la que no deberían dividirse las cosas entre "libros para chicos" y "para chicas". Últimamente no paran de publicar libros que ellos consideran "para chicas", con el fin de captar a las mismas lectoras de Crepúsculo. Yo creo que el romance es algo que nos gusta a todos, lo leemos tanto las chicas como los chicos por igual. Eso sí, todo tiene un límite, algunos libros románticos que se están publicando ahora nos están cansando a todos, porque son más y más de lo mismo. Si tanto nos gustaran los libros de romance insulso, con el tema amoroso como tema principal, no nos pondríamos a leer estos con una trama más interesante desperdiciada, cogeríamos directamente una novela rosa o nos pondríamos a ver la telenovela con muestra abuela.
    P.D: Ya que has mencionado Vampire Academy, he de decir que esos libros son como la flor que crece entre la basura. Coordina el tema amoroso con la acción de una forma genial. Jim Morrison bendiga al bum vampírico por regalarnos a Rose.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "Jim Morrison bendiga al bum vampírico por regalarnos a Rose" Comentariazo, auque soy más dan de The Doors que de VA XD

      Eliminar
  19. Estoy totalmente de acuerdo contigo, ami la verdad es que la novela juvenil ya me satura.

    ResponderEliminar
  20. JODER, es que JODER, solo puedo decir eso. Este es un gran artículo y estoy totalmente de acuerdo con lo que expresas en él.
    No se trata ya de que la mitad de los libros escritos bajo el umbral de la romántica paranormal sean bodrios (o, peor aún, empiecen poniendo el listón alto y te defrauden como nunca habrías esperado antes de acabar de leer el primer tercio de la historia). Si quieren publicar libros malos, a mí obviamente me fastidia, pero lo peor es que publiquen libros malos del mismo estilo. La calidad se echa en falta, pero un libro mediocre o incluso absurdo en ocasiones se puede disfrutar si al menos no es una copia de los últimos cinco libros del montón que has leído.
    Tienes toda la razón. Editoriales, por favor, cambiad el chip al menos un poco y meted algo más de variedad y calidad en el lote de libros comerciales y típicos que tan resabidos nos tenemos ya.
    Besos,
    Sawako :3

    ResponderEliminar
  21. Me parece interesante el tema y tienes mucha razón. Yo soy una adolescente aún y en realidad a la edad que empezaron éxitos como Harry Potter yo era una niña para darme cuenta de lo que en realidad era, pero ahora mismo leo mucha novela juvenil y en cierto punto llegan a ser repetitivas como has dicho. Con Crepúsculo es un ejemplo clarísimo. Desde ahí los vampiros se pusieron de moda, no es que sea malo, no es una crítica, que me parece muy bien, pero han llegado a explotarlos y siguen en cierta parte haciendo eso. Ahora con Los Juegos del Hambre pasará lo mismo, y lo etiquetan con lo mismo, y sí que caemos en nuevas novelas con portadas y sinopsis atrayentes porque pensamos que serán algo diferentes, y porque yo, como muchos de vosotros, creo que todo libro merece una oportunidad.

    Besitos<3

    ResponderEliminar
  22. Razón absoluta, pero a mi favor puedo decir que en cuanto veo portada negra con figura roja lo descarto porque pienso que es otro Crepúsculo. Crepúsculo lo leí con bastante recelo y porque fue un regalo el año 2008 y me gustó el hecho de que humanizó a los vampiros y por eso me gustó mucho, pero no soy muy de la fantasía y ciencia ficción y Harry Potter no marcó mi adolescencia como a tantos otros, ya que yo me decantaba siempre por historias como las de Herman Hesse, o libros más apegados a la realidad de mi país o latinoamericanos, como Isabel Allende, Marcela Serrano o García Márquez. Empecé a apreciar la fantasía con Crepúsculo, pero ya es un tema que me tiene aburrida, asi como las "sagas juveniles" que perfectamente podrían terminar con el primer libro un poco más largo y no alargarse con el único fin de vender más. Estoy volviendo a mis orígenes de nuevo y estoy obviando las tramas muy fantasiosas y de hombres misteriosos que ocultan un oscuro secreto xD

    Nos leemos

    ResponderEliminar
  23. Me ha gustado mucho la entrada, ¡qué razón tienes!
    Yo también estoy terriblemente cansada de que las editoriales sean a veces tan repetitivas, y que nos tomen a todos los lectores juveniles por tontos. Toda esa fiebre por copiar el estilo del "ganador" se me hace muy infantil, y empecé a notarlo con Crepúsculo, pero con LJDH pensé "bueno, en el tema de las distopías puede haber más variedad de ideas si deciden copiarles", pero como dices, con muchos libros pasaba que al final, una idea interesante y prometedora se conviertía en una decepción, porque parecían querer acabar el libro con prisas, lo estropeaban con un romance poco creíble o yo que sé que más. Me da mucha rabia que salgan novelas así, porque al autor parece que le importa un comino su historia mientras consiga vender siguiendo la estela del fenómeno del momento.
    Algunas editoriales deberían escucharte a ti y a todo el mundo blogueril que también está harto de esto.

    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
  24. solo me queda concederte un fuerte aplauso, no lo podrías haber dicho mejor.
    Esto es lo malo de las modas, explotan lo que nos gusta hasta la saciedad. Consiguen que lo odiemos y que sientes un enorme deja vu con la mitad de las novelas que se publican.

    besotes!!

    ResponderEliminar
  25. Muy interesante el tema que tratas hoy. Yo personalmente, tengo 19 años, y pasé mi infancia con Harry Potter, saga que sigo releyendo porque me encanta cada libro. Pero es de la única que puedo opinar en cuánto a lo que dices de la literatura juvenil antes de Crepúsculo, porque aunque he leído Crepúsculo y más tarde Memorias de Idhún, lo cierto es que no he leído más. Ya con unos 14 - 15 años empecé a leer novela adulta y por unas cosas o por otras no he vuelto a leer nada juvenil hasta ahora que me he metido en el mundo de los blogs y he encontrado unos cuantos libros que me han llamado la atención. Entre ellos la saga VA, que me está gustando bastante más que Crepúsculo.

    Pero aunque como digo no he frecuentado mucho la literatura juvenil, llevo ya un tiempo siguiendo vuestros blogs, bastante antes de empezar con el mío, y coincido totalmente en todo lo que dices. Como una cosa funcione, nos la meten por los ojos. Primero los vampiros, ahora las distopías...Supongo que si lo siguen haciendo es porque les da resultados, porque vende. Y yo creo que ahí tendríamos que ser nosotros un poco más exigentes. Yo personalmente antes de empezar una saga juvenil me documento mucho hasta que estoy bastante segura de que me va a gustar. Y en mi caso, lo que más me molesta es lo de la trama amorosa que comentas que meten con calzador.Qué necesidad hay!!Harry Potter es una saga maravillosa y apenas hay escenas románticas!No sé, supongo que es cuestión de gustos, pero a mí donde haya una trama interesante y adictiva, que se quiten todos los líos amorosos. Que sí, que de vez en cuando está bien, pero de verdad que en es necesario que en todos los libros haya un triángulo amoroso??Es que no es realista..

    Bueno me he quedado bien a gusto como puedes comprobar:)Se nota que me ha gustado mucho la entrada no?
    1beso:)

    ResponderEliminar
  26. Como bien dices, yo casi no me acuerdo de la Literatura A.C. (Antes de Crepúsculo), pero los comentarios de mis hermanas al respecto son una versión corta y grosera (por decirlo de alguna manera) de este artículo. Que si antes había literatura buena de verdad, que ahora es todo una copia de algo anterior y que vende mucho... Y en algunos casos estoy de acuerdo, pero creo que en el mercado no sólo hay copias de otros libros anteriores, sino que también hay novelas originales y muy, muy buenas.

    Aún así y aunque muy en el fondo soy una romántica, no me gusta en absoluto que mezclen churras con merinas (novelas cuya trama no requiere parejitas y, aún así, las meten para vender más) y los amoríos con calzador aún menos. Coincido totalmente en eso que dices de Forgotten. Parece que a la autora se le fue toda la inspiración con el poder de la protagonista y no le quedó originalidad suficiente para crear una historia de amor que no fuera tan cutre.

    Hay historias que son estupendas y no necesitan una trama amorosa para tener garra, pero hay autores que no lo ven y sienten la necesidad (o quizá son exigencias de la editorial) de meter por ahí un maromo buenorro y súper perfecto y BOOM.

    Ahora parece que la fantasía épica se está haciendo un hueco en las librerías de la mano de Canción de Hielo y Fuego, pero no están llegando ni de lejos a tanta gente como la romántica paranormal o la distopía/ciencia ficción, quizá porque en ese tipo de novelas la romántica es algo muy secundario e innecesario. Pero esa es otra historia.

    (Espero con ansias el artículo sobre el hembrismo literario por estos lares *-*)

    Yo creo que lo único que se puede hacer es, como ya han dicho por arriba, ser críticos con lo que leemos y leer lo que nos guste, no lo que se lleve ni lo que nos metan por los ojos. Si para la ropa se utiliza el "Moda es la que acomoda", para la literatura debería ser algo parecido. Así quizá las editoriales se den cuenta de que muchas veces cometen un error al publicar libros para una mayoría (que se está volviendo minoría) crepusculiana que gusta de leer amoríos baratos y malos en vez de publicar novelas realmente buenas que quizá no tienen personajes idealizados y con una facilidad tremenda para enamorarse. Tal vez muchas editoriales piensen "¿por qué cambiar lo que funciona y vende?" pero no se dan cuenta de que quizá el cambio sea mucho mejor.

    Tanto romanticismo cutre aburre y gracias a unos pocos blogueros que, como tú, hace ver al resto la trayectoria de la literatura juvenil espero que esto cambie un poco y las editoriales se atrevan a publicar no solo lo que vende, sino lo que realmente gusta a los lectores.

    Me ha gustado mucho el artículo, he ahí la razón por la que te RTaba tanto xDDD Y por fin aquí está el comentario.

    ¡Besos!

    ResponderEliminar
  27. Ay mi setito cómo se indigna él.

    Me ha encantado la entrada, ya poniéndonos serios. Está claro que este es el mismo tema de siempre: modas, portadas negras con algún objeto en otro color, vampiros, romance, más moda... en fin, la única respuesta que doy a todo esto es: Funciona en las ventas. Y si los vampiros o ahora las distopías funciona en las ventas, van a seguir publicando clones a mansalva, por más que nosotros, lectores algo más selectivos (eso de tener un blog, influye en eso), nos quejemos.

    Y es así.

    ResponderEliminar
  28. Un artículo estupendo.
    Comparto tu opinión en todos los sentidos. A mí al principio me llamaron mucho esas oscuras y atractivas historias de amores prohibidos, vampiros, seres malignos cuya historia de amor con humanos resulta imposible... Pero ahora ya me saturan. Evito todo lo posible esa temática y encontrar otros libros editados actualmente que escapen de ella no es nada fácil. Por eso, cada vez más, estoy yendo hacia atrás, a recuperar esas mágicas historias de las que tú hablas y de las que parece que ya nadie se acuerda, como son Eragon, MDI u otras por el estilo, estilo Michael Ende por poner un ejemplo.
    En fin, evitar la obsesiva moda que se ha instaurado es difícil.
    Volviendo al artículo, me ha encantado el título (haciendo alusión a ''La sombra del ciprés es alargada'', de Delibes, ¿o me equivoco? Quizñas solo son desvaríos míos...)
    ¡Saludos! :)

    ResponderEliminar
  29. Pues cuánta razón llevas. En todo.
    Y es penoso decirlo, pero, ¿cuántos no abrimos un libro, esperanzados, y lo cerramos pronto, decepcionados por haber descubierto más de lo mismo disfrazado con múltiples colores y formas?
    Hace algún tiempo, leí "Escribir novela histórica", de Rhona Martin (un excelente manual para cualquier escritor y lector). Una parte decía así: "Si no existen temas nuevos, ¿dónde queda la búsqueda de la originalidad, esa elusiva cualidad que las editoriales siempre andan buscando?".
    Y aquí es donde hago un alto, y me quedo con tu idea de los libros clones. Porque, sí, los temas pueden ser los mismos, pero su tratamiento debe ser original (y hacia eso apunta Rhona Martin). Porque el amor es un tema del día a día, pero no queremos aburrirnos leyendo de un solo tipo de amor, un solo tipo de historia. Da la impresión que todos los personajes reaccionarán siempre igual, vivirán siempre igual, y creo que es algo que nos tiene hartos.
    La sombra de "Crepúsculo" puede ser alargada, pero no debería ser del mismo color. Los matices son la clave. Los buenos matices.

    ResponderEliminar
  30. ¡Cuanta razón! Me encanta la literatura juvenil desde hace mucho tiempo, especialmente novela fantástica, y porqué no decirlo, los vampiros me chiflan, pero ha llegado un momento en que las secciones de libros de ese tipo me empiezan a dar alergia. Me da la sensación de que todas las sinopsis podrían unificarse para hacer una global que abarcase toda la estantería, una pena. Cómo dices, nada que ver con mi adolescencia (allá hace unos 10 años) dónde lo más clónico que había era algo "parecido" a Harry Potter.
    Esperemos que la moda pase pronto, eso sí, hay que reconocer que el número de lectores jóvenes está aumentando con este tirón, y eso para mi, siempre es bueno.

    ResponderEliminar
  31. ¡Totalmente de acuerdo! Cuando se pone algo de moda parece que sólo publican clones de ese libro, primero fueron las historias románticas con vampiros descafeinados que se multiplicaban como setas, ahora son las distopias que parten de las mismas cuatro ideas y que siempre tienen una historia de amor. A mí me gusta el romance, pero no siempre es necesario, que parece que siempre te estás leyendo la misma historia con un escenario distinto.

    En cuanto a lo de separar los libros por géneros me parece como de otra época la verdad.

    ¡Fantástico artículo!

    ResponderEliminar
  32. Creo que las novelas estilo Crepúsculo se seguirán escribiendo y publicando hasta que el tema aburra. Y eso quién sabe cuándo ocurrirá; quizás cuando salga otro fenómeno literario con otro tipo de seres mitológicos.

    ResponderEliminar
  33. Estoy completamente de acuerdo. Muchas veces las editoriales tienden a rechazar obras que podrían ser nuevos éxitos porque no cumplen los estándares románticos actuales, o no siguen el boom vampírico/distópico del momento.
    Yo ya estoy cansada de vampiros, y romances bobalicones, y las distopías me empiezan a hartar. Parece que los clones del éxito persigan a todas las obras

    ResponderEliminar
  34. Np creo que haga falta añadir nada más, todo estña dicho y estoy de acuerdo.

    Una entrada genial ^^

    besitos<3

    ResponderEliminar
  35. Creo que tienes toda la razón. Aunque algunas veces haya libros como Delirium que sean realmente buenos con una temática romántica, hay muchos que son forzados y que dejan las aventuras o el misterio en un segundo plano perdiendo mucha substancia que podría haber sido muy buena.
    Lo que me ha sorprendido que no me había fijado es que la saga de Traición sea de ELLAS, no creo para nada que sea una saga para chicas, es para todos y además es una de las buenas! :)

    Gracias por la reflexión! ^^
    Saludos!

    ResponderEliminar
  36. La verdad es que yo estoy más que cansada de que todos los libros sean iguales. Da igual qué género se ponga de moda, ya sea el vempíricorromántico o el distópicorromántico, tenemos tema para los próximos dos años. Aburre. Y por eso, cuando encuentro un libro original y diferente, como Finis Mundi, me enamoro perdidamente.

    ResponderEliminar

¡Tu opinión es muy importante! No dudes en contarme qué te ha parecido esta entrada.